DOPAJE GENETICO – UNA ENCRUCIJADA ETICA

 

EL DOPAJE GENETICO- UNA ENCRUCIJADA ETICA

Foto powerexplosive.com

 

 

Recientemente la Dra. Raquel Blasco Redondo, perteneciente a la unidad de Medicina Interna y al Departamento de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valladolid, se ha hecho una pregunta al final de su artículo sobre el dopaje genético escrito en la revista de la Sociedad Española de Medicina Deportiva. La pregunta es la siguiente: ¿Podría no ser ético dejar de darle a alguien algo que realmente permitiría que sus músculos fueran mucho más sanos ahora y en el futuro?

Esta pregunta se puede leer literal en la revista ARCHIVOS DE MEDICINA DEL DEPORTE publicada en el mes de Septiembre – Octubre 2017 en su página 258.

Cuando una médico de alta cualificación profesional y técnica, a la que se atribuye una enorme capacidad de estudio y trabajo, se hace esta pregunta y lo que es peor, la transcribe negro sobre blanco en un artículo científico, que es con el que se abre la editorial de ese número de la revista, no cabe sino preguntarse: ¿a dónde vamos?

Si los médicos no tenemos clara la línea delimitadora del dopaje frente a lo que no lo es, ¿a dónde vamos?

Si, cuando escribimos un artículo científico y bien soportado por la bibliografía, no tenemos claro, quién es el delincuente y quién el ofendido, ¿a dónde vamos?

Al caos. La respuesta es al caos.

Desde un punto de vista simple podemos considerar dopaje a todo aquello que nos transforma en algo que no somos. Muy sencillo, tengo un nivel bajo de testosterona y tomo testosterona exógena y mejora mi rendimiento y mi resistencia: dopaje. Tengo un nivel de EPO endógeno bajo y tomo EPO exógena y aumento mi rendimiento y mi resistencia: dopaje. Tengo una genética concreta y me someto a prácticas genéticas que modifican la producción de mi EPO endógena y aumento mi rendimiento y mi resistencia: dopaje. Pero qué dificultad hay en entenderlo?

Realmente el mensaje que debemos transmitir a la población en general y a los deportistas en particular es que por medio del deporte obtenemos nuestras mejores capacidades. Si los “no deportistas” tienen que recurrir a la genética para tener músculos más fuertes y más resistentes, allá ellos con sus consecuencias, como por ejemplo, genes preneoplásicos, es decir, favorecedores de tumores!!!

Yo creo que queda claro el tema sin que tengamos que profundizar en las técnicas concretas de cada acción genética, no?

Anuncios

~ por Joseba Barron Arniches en 18 noviembre, 2017.

3 comentarios to “DOPAJE GENETICO – UNA ENCRUCIJADA ETICA”

  1. Más claro, agua. Si no se pone coto al dopaje, al final no existiría competición, todos tendríamos la misma capacidad (adulterada). Qué seriamos entonces? Deportistas o puros algoritmos?

  2. Efectivamente.

  3. It amazes me that we are still having this discussion in the medical and sporting world. I completely agree with your Op-Ed and José Antonio’s comment. I enjoy sport because it is a competition amongst people and not medically enhanced, altered or manufactured “cyborgs”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: