La crono de Villacarriedo

Estos gráficos nos muestran el perfil, pulsaciones, cadencia, velocidad y potencia desarrollados en la competición de contrarreloj indivuidual de 6,3 km.

Previamente a la carrera se realizó el recorrido a modo de calentamiento obteniendo la información necesaria para poder entender sus diferentes partes.

En el calentamiento cubrimos el recorrido en 11′ 15″ a una media de 33 km/h desarrollando una potencia normalizada de 297 w. con una cadencia de 100 rpm y pulsaciones medias de 153/min. Se obtuvo una potencia máxima de 853 w. Se vencía un desnivel de 105 metros de ascensión acumulada. La subida arrojaba una pendiente media de un 6,7% con una primera parte más suave y porcentajes del 9% al final. Esto complica mucho la realización del esfuerzo debido a lo difícil que resulta llevar un mismo grado de intensidad durante los 6,3 km del recorrido

Ahora veremos los datos de la competición: se invierte un tiempo de 10’30” desarrollando una potencia media normalizada de 356 w a 167/min y 90 rpm. La potencia pico máxima registrada fue de 736 w. Velocidad media= 36 km/h

Aquí vemos a un componente del equipo de Hondarribi con una máquina a todo lujo de detalles  finalizando la crono. (Foto Blog Maxim Ormaetxea)

La mejora de la velocidad en 3 km a la hora ha supuesto un incremento de 60 vatios de fuerza media (aumento de un 20%) y 14 pulsaciones (aumento de un 9%)

Esta comparación nos revela cómo los aumentos de pulsaciones y potencia no van parejos. Además hay que tener encuenta el dato del umbral anaeróbico, ya que el calentamiento se hace por debajo del mismo y la competición se desarrolla por encima del mismo.

La fatiga también se puede ver el gráfico. Es un segundo sector. Esto nos hace que el pulso nos “engañe” más que los vatios.
Analizando la curva del pulso se ve una ligera caída en su ejecución, lo que implica que se ha ido excesivamente generoso en los primeros compases de la prueba, que corresponden al terreno llano y a la ascensión. Eso ha restado fuerzas para poder imprimir más cadencia y velocidad en la parte final.

Viendo la curva de los vatios y cadencia debemos plantear una próxima actuación con un menor número de vatios iniciales y a más cadencia para llegar con más oxígeno al final y así poder llegar a la media de 400 vatios que nos habíamos previsto. El inicio se realiza entorno a los 420 w y 95 rpm cuando al final movemos 350 w y 90 rpm. Debe ser justo al revés en cuanto a vatios y a una cadencia de 105 rpm en ambos casos.

Al final quedo un cuarto puesto en este segundo sector y 3º en la general a la espera de la etapa del domingo. Buen balance de este segundo punto de forma de la temporada.

~ por Joseba Barron Arniches en 6 mayo, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: