El estudio de la albuminuria

Todos nos preguntamos si hemos realizado el máximo esfuerzo tras una competición o si podíamos haber dado más; o si dando más en tal parte de la carrera habríamos “petado” más adelante. Las dudas de gente que tiene superado el esfuerzo que exige la competición, es decir que su capacidad física es tan grande que acuden a la competición no sólo a terminarla como sea sino “a jugar”, a realizar movimientos, ataques, escapadas etc., son dudas muy habituales y comprensibles.

¿Cómo puedo saber si debía haber hecho más?

Bien, debemos cumplir una serie de requisitos:

1- Medir de alguna forma el trabajo realizado
2- Medir de alguna forma las consecuencias de ese trabajo

Me explico: por un lado debemos saber por ejemplo las PULSACIONES MEDIAS de una carrera, eso NOS PERMITE MEDIR EL TRABAJO.

También se puede medir por los VATIOS MEDIOS de la carrera, y añadir la cadencia media de esa competición junto con la ascensión acumulada y la velocidad media obtenida al finalizarla.

EJEMPLO DE MEDICION DE UNA CARRERA: Hemos sacado unas pulsaciones medias de 155/min con 280 w de media a 40 km/h con 90 rpm en una ascensión acumulada de 780 mts.

Ya está, ya tenemos COMO SE LLAMA LA CARRERA, ahora buscamos saber las consecuencias de ese impacto en nuestro organismo.

MEDIR LAS CONSECUENCIAS DEL TRABAJO REALIZADO

1- Por la Recuperación en el Minuto uno tras la competición
2- Por el pulso matinal al día siguiente
3- Por la sensación muscular al realizar estiramientos
4- Por la exploración del Fisioterapeuta
5- Por la sensación al montar de nuevo en bici al día siguiente
6- Por el pulso medio de la competición
7- Por el porcentaje de pulsaciones por encima del umbral en competición
8- Por la Potencia Normalizada Media
9- Por el test de la Albuminuria

1- R1– Tras pasar la línea de meta recomiendo hacer un descalentamiento y vuelta a la calma en la que podemos aprovechar para controlar el número de pulsaciones que bajan en un minuto.

Caras de fatiga tras la competición de Fraga en el Alto del Castillo.

Tras muchas carreras podrás hacer una pequeña tabla de Excel en el que vayas haciendo coincidir cifras y sensaciones. Por ejemplo si esprintas a 182/min y en un minuto estás en 160/min, has bajado 22. Si además tu sensación es de fatiga completa apuntarás: R1- 22 – Fatiga. Habrá otras carreras y otras recuperaciones y sensaciones. Irás apuntando todo y llegará otro día en el que bajen 50 y estés muy bien recuperado: R1- 50- RECUPERADO. Según seas mejor irás comprobando que recuperar 50 no implica no haberte machacado a tope, sino que tu forma es excelente. Lo contrario también puede ocurrir: no das un palo al agua en la carrera, terminas y R1-30. Caramba que poco he trabajado y que poco he recuperado: estoy mal. Hay que investigar si es una falta de forma, una forma física de sobreentrenamiento, una infección viral, una infección bacteriana, una falta de descanso etc. Como ves es muy interesante.

2- Pulso Matinal– La recogida del pulso matinal al día siguiente de la competición nos da una información que deberemos comparar con las pulsaciones que presentamos estamos completamente recuperados. Es decir, si nosotros hacemos un entreno de 30 km de Recuperación y al día siguiente tenemos 50/min por la mañana, y tras una competición tenemos 60/min: PODEMOS CONCLUIR QUE ESA CARRERA NOS HA CAUSADO UNA FATIGA DE 10 PULSACIONES.

Es un dato muy bueno, y cuanta más experiencia tengamos en nosotros mismos, mejores apreciaciones podremos hacer.

También es cierto que podemos observar variaciones con factores externos de difícil control, como el estrés a la hora de medirnos el pulso (hay gente que se pone nerviosa), como la imaginación, como la prisa a la hora de tomar el pulso, en fin podemos no tener una medición muy precisa.

3- Estiramientos Musculares– Si haces estiramientos habitualmente puedes saber: AQUÍ ESTA LA CARRERA AUN METIDA EN MIS MUSCULOS…. o por el contrario, notar las patas excelentes.

4- Fisioterapeuta– Si vas al Fisioterapeuta, él te dirá como estás y como van esos músculos.

5- Salida en bici al día siguiente– Si montas en bici dirás: BIEN DE PIERNAS O… QUE DURAS!

Agilidad para recuperar de un esfuerzo.

Todo esto tiene sus pegas a favor y en contra.

6- Las pulsaciones medias de la competición– Es un dato muy importante pero está sujeto a cambios según las condiciones de carrera, por ejemplo con cada grado por encima de 34ºC pueden subirnos 10 pulsaciones la media de la carrera. Otra variante es la forma del corredor, cuanto más en forma saldrá un pulso más bajo y eso podría ser un dato mal interpretado. La fatiga extrema también nos puede hacer cambiar las pulsaciones. Y por supuesto el desnivel acumulado influirá, cuanto mayor sea seguro que hay un pulso mayor pero no siempre.

7- Porcentaje por encima del umbral en competición. Podemos calcular en cada carrera cuánto tiempo hemos estado en la zona del umbral y por encima. Nos dará una idea muy buena del nivel de esfuerzo realizado, pero habrá muchas competiciones con porcentajes idénticos que serían clasificables de forma diferente.

8- Potencia Normalizada Media. Este es un dato que está al alcance de pocos ya que los potenciómetros aún son escasos en el pelotón.

9- LA ALBUMINURIA– Pero si te mides la cantidad de proteína que ha filtrado tu riñón y que ha caído en la orina, obtendrás un valor seguro: LA ALBUMINURIA

¿QUE ES LA ALBUMINURIA?
Técnicamente es la cantidad de albúmina que se elimina en orina y se mide en miligramos por litro por medio de tiras reactivas.

¿QUE ES LA ALBUMINA?
Es la proteína que se recoge procedente del tejido muscular tras un esfuerzo.

Esto quiere decir que en una situación normal sin esfuerzos no debemos tener albúmina en orina: ALBUMINURIA = 0 mg/l.

Tras un esfuerzo de poca entidad podemos tener unas cifras de 20 que coinciden con el color blanco de la tira reactiva.
Si el esfuerzo es medio podemos tener unas cifras de 50 y sale un color rosa pálido. Y con esfuerzo máximo veremos los 100 ucgr/100 ml y un color rojo.

Aquí sí que tenemos un sistema que nos habla de nuestro cuerpo y de cómo ha quedado tras la competición.

Podemos ver tres ejemplos realizados en las 3 últimas semanas:
1- Campeonato de Euskalherria- 40 km/h – 2h- 146/min – 1030 mts de desnivel acumulado – 41% por encima del umbral –282 w–  4º puesto
2- Cronoescalada – 27 km/h – 11 km – 26 min- 1 º puesto- 475 mts de desnivel- 170/min 92% por encima del umbral- 350 w de media
3- Competición de 70 km – 40 km/h – 149/min- 365 mts de desnivel- 3º puesto- 41% por encima del umbral- 278 w

Los datos de la R1 fueron los siguientes:
1- 58
2- 31
3- 48

La albuminuria arrojó los siguientes datos:
1- 10
2- 80
3- 70

El Pulso matinal al día siguiente subió respecto a las pulsaciones basales:
1- + 5
2- + 4
3- + 9

CONCLUSIONES:

La primera carrera se podría haber corrido de forma más agresiva de forma clara por todos los parámetros

La carrera más corta ha sido la más extenuante y coinciden 2 de los tres parámetros además de los porcentajes por encima del umbral y la potencia media alcanzada. Se ha notado la musculatura muy afectada durante los siguientes 4 días

La carrera con menor desnivel acumulado ha sido mucho más dura de lo que podía pensarse según los datos del pulso medio y potencia media. Se ha hecho un buen trabajo independientemente de lo que podía parecer a primera vista, ya que no es lo mismo alcanzar 40 km/h al final de una carrera con 1030 mts de desnivel que en otra de 365 mts, pero hay diferencia de participación y eso es lo que marca la fatiga. Y sin embargo la recuperación muscular ha sido excelente.

~ por Joseba Barron Arniches en 22 septiembre, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: