¿Todavía alguien duda de la importancia de la cadencia para ganar una contrarreloj?

Primera etapa de la vuelta con un circuito corto y plano: GANARA LA TRANCA, SEGURO.

Es una realidad que se ha dado siempre en el ciclismo. En estos esfuerzos breves se avanza más cuanto más desarrollo seas capaz de mover. Por un momento, cuando entra Bennati a 70 rpm moviendo su 54×11 y marca el mejor tiempo con 5’ 36” en 4,8 km a una media de más de 52 km/h, me dije, pues no lo van a mejorar. Con el mismo estilo llegó Boonen con un crono de 5’29”. La leche. Vemos en acción a Fabián y zás: 113 rpm, impresionante: ¡qué fe más ciega en la cadencia!; él, que podría mover el 54×11, prefería poner el 13 y dar más 40 pedaladas más que sus rivales por minuto para avanzar no a 52 sino a 54 km/h. Todavía no lo pueden entender ni Bennati ni Boonen, y seguirán pensando: si este tío baja dos piñones nos saca medio minuto más, buff.

Fuente: http://www.team-saxobank.com/

No lo entienden ni lo entenderán, igual que muchos de los que estuvieron viendo ayer la crono. No lo refleja ningún periódico, no lo dijo ningún comentarista. Bueno, sí dijo algo Delgado quien refiriéndose a Samuel comentó la “alegría” de su pedaleo: ¿para cuneado un contador de cadencia en la parte inferior de la pantalla?. Es cierto, yo le he contado a Samuel Sánchez en el País Vasco una cadencia de 85 rpm en la crono que perdió ante las 116 rpm de Alberto Contador y nadie hizo el más mínimo comentario, pero ayer se le vieron tramos de 100 rpm y dejó un crono de 5’44” a una media de 50,5 km/h más que esperanzadora.

Fuente: http://www.lavuelta.com/09/espanol/webimagenes/index.html?e=1

El argumento esgrimido por los trancas es el de la POTENCIA, o como dice González Linares: hay que PISAR los pedales. Y no falta razón. Tampoco les falta empecinamiento. La potencia es una resultante del esfuerzo del ciclista. Ese esfuerzo se puede hacer con diferentes desarrollos y a diferentes velocidades de pedaleo. Cuando entrenas con un potenciómetro te quedas alucinado de ver los datos que te ofrece: comienzas a subir un puerto en plato grande y la potencia te marca 480 w, un minuto después 360 w, dos minutos después 240 w y ya estás con tu cadencia ramplona de 75 rpm a 210 w. Si te sientas, quitas el plato grande y bajas un piñón, sube la cadencia a 85 rpm y la potencia pasa de 210 a 350 w, alucinas. Te esfuerzas y puedes subir a 290- 300 w el resto de la subida. Vas con más cadencia y desarrollas más potencia! El mundo al revés que dirían algunos. Pero es así. Hay que entrenarlo. Esto sólo se ve cuando lo haces por tu cuenta, te tomas tiempos en las subidas y ves cómo mejoras. Empiezas a hacer pruebas y vas encontrando tu mejor cadencia y tus mejores resultados: es un método.

En esta primera etapa la potencia partida por el peso del ciclista que se lee en w/Kg fue elevadísima en todos los participantes, más en unos que en otros, seguro que por encima de los 7 w/kg, que con los 80 kg de Cacellara nos arrojan una media superior a los 560 w durante los 5 minutos de esfuerzo. Otro de los corredores excelentes ayer fue Ivan Basso y todo el equipo Liquigas. Hay que pensar que están entrenando todos con el Potenciómetro SRM. Esto supone que además de buscar una buena cadencia de forma inicial, además de buscar unas buenas sensaciones musculares, y tras superado el primer minuto de esfuerzo y ver el pulso en la zona de máximo mantenible se fijaron en la potencia objetivo que sus entrenos y pruebas les habían otorgado. Ah claro, con tantos datos es fácil que dirán los perdedores. Pues es un trabajo dificilísimo, os lo puedo asegurar.

Para desarrollar la potencia objetivo el ser humano tiende por naturaleza a realizarlo con el mínimo de pedaladas posibles. Es un intento de economizar energía, pero que a la larga lleva la no consecución del objetivo por dolor muscular. Los procesos bioquímicos que se dan a nivel celular tan anaeróbico hacen que desaparezcan los depósitos de energía y que se viertan a las terminaciones nerviosas una cantidad ingente de tóxicos que las irritan dando el mensaje de dolor y de detenerse como única solución para aliviar ese martirio. Solución: No buscar el esfuerzo anaeróbico máximo exclusivamente y dejar que otros depósitos participen en un mayor porcentaje. Método: pasar de las 80 rpm a las 110 rpm y del 11 al 13, justo en ese límite en el que si bajas a 100 rpm vas a menos velocidad y pierdes unos segundos y si vas a 112 rpm circulas 0,5 km/h más rápido. Toda una apuesta! Es una lucha titánica, ver los 500 w en la pantalla, esforzarte al máximo y caen, bajas un piñón y no suben, hay dolor, te das cuenta, vuelves a subir el desarrollo y buscas una cadencia un puntito superior y de nuevo la cifra mágica aparece en la pantalla: toda una experiencia. Os invito a probarla. No os defraudará. Para el quiera ver “cosas” interesantes de potencia en profesionales tenéis esta dirección:

http://www.trainingpeaks.com/sw/3UK6CTDTVRWSHBGWOB4YXR6MCI

Aquí se ve la velocidad de ascensión de Sorensen en 1358 mts a la hora lejos de los casi 2.000 metros de Alberto Contador.

~ por Joseba Barron Arniches en 30 agosto, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: